In Blog

El oficio de traductor ha jugado un papel clave en el desarrollo de la mayor parte de las civilizaciones. Traducir y compartir el conocimiento a lo largo de la historia eliminando la barrera idiomática ha permitido que los avances tecnológicos, las teorías filosóficas y cualquier otro conocimiento relevante hayan alcanzado todos los rincones del planeta que. Por eso, queremos aprovechar estas líneas para hablar de algunos traductores famosos que hicieron historia gracias a su excelente trabajo.

¿Quiénes han sido los traductores más famosos de la historia?

San Jerónimo

Fue el papa Dámaso I el que le encargó el trabajo de traducir buena parte de la Biblia del griego y del hebreo al latín. El resultado se conoció como la Vulgata y se publicó en el siglo IV, siendo la traducción oficial del texto hasta el siglo XIV.

El santo traductor tenía el latín como lengua materna y aprendió griego y hebreo a lo largo de su recorrido profesional. De hecho, la versión latina del Nuevo Testamento y la del Antiguo Testamento son obras suyas. No en vano, es el patrón de los traductores, siendo el 30 de septiembre cuando se celebra el Día Internacional de la Traducción. Su importancia para la cristiandad es indudable y también la precisión que aplica a cada una de sus traducciones.

traductor histórico | Agencia de traducción online

Alexander Pope

El poeta británico del siglo XVII tuvo claro que había que reconocer la importancia de la obra de Homero en la literatura moderna. Por ello, se dedicó durante un lustro a traducir La Ilíada para darle un tono más uniforme al texto, suavizar las partes con un estilo más tosco y subrayar las más épicas. Tras cinco años de descanso, fue en 1725 cuando comenzó a traducir La Odisea con la ayuda de Fenton y Broome. Dar a conocer ambas obras fue una tarea tan titánica que le convirtió en uno de los traductores mejor valorados. Su versión sirvió de base para otras traducciones de estas obras tan esenciales de la literatura mundial.

A día de hoy, La Ilíada y La Odisea se han convertido en dos libros de referencia para los filósofos y amantes de la literatura que buscan sumergirse en una historia profunda y repleta de capas sobre las que meditar.

Julio Cortázar

Antes que escritor de relatos, y de obras tan geniales como Rayuela, trabajaba como traductor jurado de francés e inglés en la UNESCO. El argentino es el encargado de la traducción al español de los relatos de Edgar Allan Poe, del clásico Robinson Crusoe de Daniel Defoe y de El hombre que sabía demasiado de Chesterton. Sin duda, siempre tuvo en cuenta estas obras para desarrollar su propio estilo y, sobre todo, para que las generaciones venideras elogiasen la calidad literaria de novelas y relatos ya totalmente imprescindibles. La mezcla de elementos heredados de estas obras permite seguir su rastro en la excelsa bibliografía de un autor irrepetible.

los mejores traductores de la historia

Jorge Luis Borges

Fue a principios del siglo XX cuando el autor de El Aleph comprobó cómo el español se estaba convirtiendo en un idioma casi de segunda categoría. Este fue el aliciente que tuvo para comenzar a traducir del francés, el alemán y el inglés todo tipo de obras. Entre otros autores, abordó las obras de Walt Whitman, William Faulkner y Virginia Woolf, con la misma exactitud que aplicaba a su prosa mundialmente conocida. Afortunadamente, se encargó de traducir a los autores que más influyeron en su concepto de literatura para darles la verdadera importancia que tenían en el mundo de las letras y le valió el título de ser uno de los traductores famosos de la historia.

Constance Garnett

Supuso toda una revolución por ser una de las mujeres que se atrevió a demostrar su valía en un mundo de hombres. Su especialidad fueron los autores rusos a los que tradujo para dar a conocer su grandeza literaria.

Es el caso de Antón Chéjov, León Tólstoi o Dostoyevski, entre otros. Sus traducciones sirvieron para que ingleses y estadounidenses comenzasen a conocer los detalles de una literatura hasta la fecha desconocida. Sin embargo, su forma de traducir le provocó varias críticas al optar normalmente por omitir aquellas expresiones que desconocía. Los autores rusos valoraron su esfuerzo y su intenso trabajo. Se retiró en la década de los 30 del siglo pasado con más de 70 obras traducidas. Gracias a su valor, y a su forma de dignificar el trabajo de un traductor, podemos entender mejor la obra de tan importantes escritores.

los mejores traductores de todos los tiempos

Destacando la importancia del trabajo de traductor

Estos son solo algunos ejemplos de traductores famosos que ampliaron fronteras y ofrecieron a los lectores decenas de obras clave que, de otra forma, nunca hubieran estado a su alcance. Conocer sus nombres y sus logros nos parece la mejor manera de motivar a los nuevos traductores y de demostrar a nuestros clientes que la traducción es una tarea delicada en la que el cuidado de los detalles separa a un texto mediocre de uno sobresaliente.

Traducir documentos no es una tarea mecánica que se pueda realizar en unos minutos. Requiere calma, comprensión del texto y de la intención del mensaje para crear una traducción adecuada que se adapte a las necesidades del profesional.