In Blog

La Inteligencia Artificial (IA) está cada vez más presente en todas partes, desde los chatbots hasta la detección de tumores en la medicina pasado por otros como la creación de imágenes y vídeos. Y no se puede negar que logra grandes resultados en muchos sectores, sobre todo, en los tecnológicos. Sin embargo, por ahora hay sectores en los que el peso humano es primordial, lo que provoca que la IA no consiga su cometido. Por eso, a lo largo de este artículo, veremos algunos de los problemas de traducir utilizando Inteligencia Artificial en lugar de un traductor humano profesional.

¿Cómo trabaja la IA en traducción?

En lo que respecta a la traducción de frases, los software especializados aplican dos métodos: la traducción inversa y la eliminación de ruido. La primera convierte una oración al nuevo idioma y luego la vuelve a traducir. Si no coincide con la original, la IA es capaz de darle algunos retoques para intentar acercarse al mensaje original.

En teoría, este sistema debería ser bastante preciso al permitir que la IA modifica el texto para conseguir un resultado más cercano al esperado. No obstante, incluso las grandes empresas saben que, a pesar de su creciente popularidad, la traducción con IA no está todavía a la altura de las traducciones realizadas por humanos.

Esto puede ejemplificarse con el estudio llevado a cabo en Corea del Sur. Se organizó un concurso que enfrentó a las herramientas de traducción automática, la IA, con un equipo de profesionales de los idiomas inglés y coreano. Se tradujeron dos textos del coreano al inglés y viceversa.

El resultado fue que ganó el equipo humano. Los resultados revelaron que el 90 % de la traducción automática era gramaticalmente torpe. En definitiva, no era la traducción de calidad que produciría un hablante nativo.

Los textos traducidos por IA eran válidos para un usuario particular que necesitase información rápida para comprender un mensaje en otro idioma, pero la calidad de la traducción se quedaba muy lejos de los requisitos mínimos que podría necesitar una empresa o un profesional.

traducir textos con inteligencia artificial

Problemas asociados a la utilización de la AI para traducciones profesionales

La IA no es la solución perfecta frente a una traducción profesional. A pesar de su precisión, la mayoría no son tan buenas como la gente cree. En primer lugar, porque es un método relativamente nuevo. En consecuencia, requiere numerosas conjeturas, experimentación y mucha recopilación de datos.

En segundo, los traductores de IA también pueden ser poco fiables. Por lo que, si se demanda una traducción profesional, no es el sistema más recomendado. Pese a ello, no son los únicos problemas que pueden darse al traducir con la Inteligencia Artificial.

Los principales problemas de traducir utilizando Inteligencia Artificial

Otras complicaciones son las siguientes:

  • Pasa por alto palabras o frases y tienen dificultades para traducir coloquialismos y modismos.
  • Problemas para procesar el subtexto. Es decir, que si queremos traducir una conversación entre dos personas, ya sea para una película o cualquier otro medio, si alguna de las dos emplea el sarcasmo, habrá problemas importantes en la traducción con la IA. Lo mismo podría decirse de los juegos de palabras, las indirectas o lo que no sea comunicación directa.
  • Otro inconveniente es la falta de sentido común con el mundo real y la actualidad. Los traductores de IA están programados para traducir textos sin ningún contexto real. No entienden el impacto emocional, ni el sarcasmo, ni la ironía. Incluso pueden ser malinterpretados u ofensivos al no contar con un cerebro real que pueda aprender el idioma de manera natural.
  • La IA no conoce el contexto, la cultura de país ni el tono o estilo que se necesita en cada traducción.
  • Independientemente de lo potente que sea un determinado programa, no hay forma de que un robot tenga pensamiento cognitivo. No puede entender los factores subyacentes de la comunicación humana. El poder de la IA es finito. No puede pensar por sí misma y, por tanto, siempre tendrá que intervenir un humano.
  • Los servicios de traducción basados en la IA no siguen las normativas de privacidad y seguridad de los datos.
  • No pueden llevar a cabo servicios de traducción jurada.

problemas de usar la IA para traducciones

La IA en un futuro

No se sabe con exactitud cómo evolucionará la Inteligencia Artificial, pero hoy en día no cumple con las altas expectativas para traducir textos profesionales. Por consiguiente, estos documentos deben ser revisados por una persona real a fin de evitar errores por la falta del elemento humano.

Es posible que, con el paso del tiempo, los avances tecnológicos solucionen parte de los problemas que hemos comentado en el artículo, pero, por ahora, las agencias de traducción en Ibiza siguen siendo una pieza clave en las relaciones entre empresas y profesionales de distintos idiomas.

Exportar sin saber idiomas